Meditación Divina

La Meditación Crística es la estancia personal que lleva a un despertar continuo. En si meditar es una práctica emotiva donde el Ser Cristico se hace cargo de tus 4 cuerpos inferiores.

El cuerpo físico se calma y genera salud.
El cuerpo mental opta por depurar sus resistencias y estar relajado y confiar.
El cuerpo emocional encuentra una salida a las fantasías y necesidades de patrones repetitivos.
El cuerpo astral kármico rejuvenece al ser limpiado y depurado.

Algunos dicen que meditar es poner en blanco la mente pero no es así. Meditar es la relación y comunión de tus cuerpos y conciencia inferior con la Crística o Búdica y demás cuerpos superiores. Así cuando realices esa comunión encontrarás el silencio de la comodidad del alma y la paz atrayente de toda armonía y abundancia.

Esto relajará tus creaciones de tu personalidad y entablará la vida misma hacia un estado de purificación y amor.

Te acompaña en esta meditación es el Maestro Volutier quien canaliza Shanya.

 

  1. Siéntate en postura de meditación donde te sientas cómodo.
  2. Cierra tus ojos y pon atención a tu respiración.
  3. Visualiza en el centro de tu corazón una luz blanca cristalina y transparente.
  4. Dentro de esa luz encuentra exclusivamente un estar de amor y paz. Cuando así no lo sea permite que esas sensaciones, emociones, pensamientos y cualquier cosa que aparezca en la meditación se integre a la luz blanca.
  5. Respira con suavidad.
  6. No hagas más que observar, permite lo que encuentres mas no lo crezcas.
  7. Termina dando gracias.

Eventualmente podrás sentir cómo se disuelve tus pensamientos más complicados y repetitivos hasta que la paz surge e iras contactando con estados particulares de tu iluminación.