Si tú te empeñas e invocas la Ley del Perdón, puedes consumir todas las malas creaciones del pasado con la Llama Violeta Transmutadora y ser libre. Debes estar consciente de que la Llama Violeta es la Activa Presencia de Dios actuando.

La Ley del Perdón es la puerta abierta para llegar al Corazón de Dios. Es la nota tonal, el eje del Universo.  Esto pone en movimiento la acción completa.

Las experiencias desagradables, las pérdidas o cualquier imperfección que haya ocurrido en tu vida no deben jamás ser abrazadas y mantenidas en el presente. Ya pasaron, olvida y perdona. El dar y perdonar es divino.

 

«YO SOY la Ley del Perdón y la Llama Consumidora de toda Acción Inarmoniosa y de Conciencia Humana».